CONSULTA:

Carlos:

Quiero ser emprendedora. Me interesa saber cómo capitalizarme para iniciar mi proyecto.

Saludos y un gusto,

Emprendedora en sus inicios

RESPUESTA:

Querida emprendedora:

Hay muchas formas de capitalizarte. La primera es hacer un plan de negocio que no requiera tanto capital, lo que se logra convirtiendo gastos fijos en variables y evitando inversiones en activos muy caros (en su lugar puedes rentarlos).

La segunda es usar capital propio, que normalmente es limitado, pero que te permite operar sin socios. En esto se debe tener cuidado de no estar arriesgando todo tu patrimonio.

La tercera es acudir a las tres F (family, friends and fools). La gran mayoría de las empresas puede ser capitalizada por familia, amigos y alguno que otro loco que se deje convencer por nosotros.

Le siguen los ángeles inversionistas, que es gente que está buscando invertir en este tipo de proyectos, y en la actualidad una forma de acercarse a este tipo de gente es mediante el crowdfunding.

Luego tienes los fondos de inversión, que son estructuras de financiamiento para grandes capitales.

Por último está el sistema bursatil, donde mediante una oferta pública te puedes hacer de muchos millones para operar una empresa.

En la medida que tu proyecto crece las opciones se vuelven más burocráticas. Te sugiero que comiences por reducir el tamaño de tu inversión.

Te deseo el mejor de los éxitos,

Carlos Aliaga

CONSULTA:

Hola Carlos:

Tengo 2 años que abri una empresa de servicios de mantenimiento, solo que estoy desesperado. No logró vender y este tiempo las deudas me tienen presionado. Yo creo en mi proyecto, solo que empecé como muchos sin nada, solo con una idea e ido haciendo todo yo por falta de capital. Ahora busco darle un cambio a esto proyecto. No deseo renunciar.

Emprendedor en apuros

RESPUESTA:

Estimado Emprendedor en apuros:

Cuando dices “no logro vender” me gustaría entender qué estas haciendo para lograrlo. Te planteo varios escenarios:

1. Abriste tu empresa y te sentaste en una silla a esperar que todo el mundo te venga a rogar que les vendas. Por sorprendente que parezca, mucha gente así opera.

2. Abriste tu empresa después de que tu primo te pidiera que le hicieras unos arreglos menores a su casa. Se acabó esa chamba y nada más ha pasado. Te sugiero que le preguntes a tu primo si necesita algo más, o en todo caso te recomiende tres personas que puedan requerir tus servicios.

3. Ya agotaste la lista de amigos y familia. Incluso ya se esconden de ti, porque temen que les quieras hacer otro trabajito. Mejor pídeles que te recomienden a más gente. Nadie vive solamente de amigos y familia. Cuando tus amigos y tu familia no sean una parte importante de tus ventas, entonces tienes una empresa. Aunque cabe mencionar que al arranque su ayuda es valiosísima.

4. Arrancaste tu empresa, hiciste mil volantes y los entregaste en los buzones de tus vecinos. Habría que ver si en el volante quedó claro lo que haces y porque eres mejor que tu competencia. Y todavía más importante, habría que ver si le dejaste claro al receptor la “Llamada de acción”, es decir, lo que quieres que haga después de recibir tu volante: llamarte, escribirte, seguirte en Facebook. Pero al final la velocidad de reacción de este tipo de publicidad no es inmediata.

5. Arrancaste y tienes la obsesión de no dejar de llamar por teléfono o tocar a las puertas de tus vecinos, uno a uno y todos los días, hasta no cerrar la venta de ese día. Hay días que pasas ocho horas haciendo llamadas y visitando prospectos y aún así no cierras una venta. Podría firmarte que si mantienes ese ritmo por un mes, llegará el momento en que las ventas no dejen de caer.

Cuando uno comienza debe ser sumamente agresivo con las ventas. Deben convertirse en una obsesión, una disciplina. Es la única tarea que importa mientras no haya otra tarea que realizar. Y las herramientas más agresivas y de respuesta inmediata son el telemarketing y el cambaceo (ir de puerta en puerta). Si tú estás haciendo esto y después de un mes no hay resultados, entonces el problema está en el producto (no interesante para tu mercado), o en el mercado (no interesado en tu producto). Te puedo asegurar que no es el caso en un servicio tan general como el mantenimiento, tan socorrido y tan mal atendido por quienes están en el negocio.

Te deseo el mejor de los éxitos,

Carlos Aliaga

CONSULTA:

Hola Carlos

Soy nuevo leyendo tu blog, pero tengo un dilema:

Tengo un producto, y estoy a pocos meses de comercializarlo, el punto es que esta tomando mucho de mi tiempo y no se si abandonar mis estudios (estoy en 5° semestre de preparatoria).

Pues es una decisión difícil, ya que le veo futuro en el producto, pero no a todos les fascina la idea de dejar la escuela. ¿Qué crees que sea lo mejor para esta situación?

Un estudiante buscando pretextos

RESPUESTA:

Yo te puedo decir que prepararse y mantenerse saludable son las dos condiciones más importantes para alcanzar un nivel de vida digno. El dinero viene por consecuencia de las dos anteriores.

Entonces estudiar es una prioridad. Ahora bien, la preparatoria no es la única forma de estudiar y puede uno perfectamente ser autodidacta. El asunto es que somos comúnmente muy flojos y la escuela nos da al menos la estructura y disciplina para estar obligados a estudiar.

Si consideras que eres lo suficientemente disciplinado para seguir estudiando por tu cuenta, entonces no veo problema en que dejes de asistir a la escuela. De cualquier manera te recomendaría que estudies la presa abierta, de manera que, al menos, tengas la cultura general necesaria para fluir por esta sociedad, y ya después te sigas estudiando lo que quieras por tu lado.

Esa es mi recomendación: solo si en verdad necesitas todo ese tiempo para tu empresa y eres lo suficientemente disciplinado para estudiar constantemente por tu cuenta, entonces haz la prePa abierta. En cualquier otro caso será mejor que reajustes las prioridades de tu empresa y te mantengas estudiando en el sistema formal.

Te deseo el mejor de los éxitos,

Carlos Aliaga

¿Quieres consultarme algo? Escríbeme a caliaga@endira.com.mx.

DentistaCONSULTA: Hola, acabo de descubrir tu pagina y me interesaron mucho tus consejos y tu intención de orientar.

Quisiera que me des un consejo. Lo que yo vendo es salud bucal. Soy dentista. Estoy en un año difícil. Bueno, todos serán difíciles, pero es el de inicio.

En si no hecho demasiada publicidad, solo volantes y Facebook, pero quisiera atraer mas gente.

Me encantaría un consejo.

Un saludo y gracias.

Dentista boquiabierta

RESPUESTA:

Estimada dentista:

Es cierto, todos los años han sido difíciles y seguirán siéndolo. Así que ya mejor ni le dedicamos tiempo a eso.

Me parece que lo que estás haciendo de publicidad, si te ha funcionado, no lo debes dejar de hacer, para seguir atendiendo pacientes a tu consultorio. Pero si me pidieras un solo consejo para incrementar tus ventas de manera sencilla, este sería llamar a todos tus pacientes periódicamente.

Es infinitamente más sencillo hacer que un paciente que ya te conoce regrese, a que un nuevo paciente llegue a tu consultorio, pero resulta que luego nos olvidamos de quienes ya son clientes nuestros y estamos más ocupados de buscar nuevos clientes.

Si tú llamas a todos tus pacientes a los seis meses de su última cita y les recurras que ya es momento de una nueva limpieza y revisión, te sorprenderás de la respuesta que puedes tener. Incluso esa simple llamada puede ser gratamente percibida por el paciente, que pensará que es mejor estar contigo, que te preocupas por él, en lugar de ir a buscar un nuevo dentista.

Inténtalo. Ya me dirás los resultados.

Te deseo el mejor de los éxitos,

Carlos Aliaga

¿Quieres consultarme algo? Escríbeme a caliaga@endira.com.mx

InternetCONSULTA

Hola Carlos. ¿Cómo estas? He estado recibiendo tus correos y visitado tu blog y mucha de la información que has puesto me ha sido de gran ayuda, pero ahora te quiero preguntar sobre como integro mi negocio al comercio por internet, uso de redes sociales o desarrollo de una pagina web o un blog. ¿Tienes alguna información al respecto o me puedes dar una pista? 

Te agradezco de antemano.

Saludos 

Un emprendedor modernizándose

RESPUESTA

Estimado emprendedor:

Podríamos hablar horas al respecto, pero seré breve al respecto.

Lo primero y más importante es saber si tus clientes te buscan o te encuentran.

Por ejemplo, para mis conferencias me buscan, pero para mis libros me encuentran.

Si una institución necesita un conferencista para un evento, lo busca, pero nadie va por la vida diciendo “necesito un libro de empresa”. Más bien de pronto les aparece y lo compran.

Si los clientes te buscan, la estrategia más adecuada es google.

Si los clientes te encuentran, la estrategia más adecuada son las redes sociales. Particularmente me referiré a Facebook.

Para google necesitas abrir una cuenta en adwords y montar una página web.

Para Facebook necesitas abrir una fan page nada más.

Lo importante en Facebook es no usar los perfiles, como muchos hacen, sino abrir una Fanpage, porque esta te da estadísticas y funcionalidades que el perfil no te da.

Si bien ambos requieren mantenimiento, es mucho más mantenimiento el que se requiere en Facebook.

Es importante considerar varios aspectos en términos de contenido:

1. Postear con la misma frecuencia, si es un post diario, o uno cada hora, pero mantener el ritmo. Yo te sugiero uno diario.

2. Crear contenidos que sean atractivos a tus seguidores. No solo hablar de tu tema, sino de los temas relacionados, para que ella gente quiera leerte.

3. Las imágenes son más atractivas que el texto, pero es importante variar. A veces una frase, a veces una pregunta o encuesta, una imagen, un video, un link a una página. Si varías mantienes la atención.

4. Contestar a todos, al menos con un “Me gusta”. Facebook es de conversar, no de aventar información.

Con eso tienes para entretenerte un rato. Por lo pronto invita a tus amigos y pídeles que ellos inviten a sus amigos, toma un ritmo constante y comienza a ver que es lo que les interesa a tus seguidores.

Un par de semanas pueden bastar para que tomes un ritmo y vayas teniendo idea.

Ahora que si quieres acelerar tu presencia, lo mejor será que incursiones en los anuncios pagados de la red.

Te deseo el mejor de los éxitos,

Carlos Aliaga

¿Quieres consultarme algo? Escríbeme a caliaga@endira.com.mx

competitividadCONSULTA

Como te comente muy brevemente por twitter, mi pregunta es ¿como puedo hacer que mi cliente sea mas competitivo?

Esta pregunta va en relaciona a que yo trabajo en una comercializadora de productos enlatados, tenemos aquí, la distribución autorizada por la marca para ello, cuento con la cartera de clientes, inventarios y la logística para ofrecer a mi cliente un buen servicio, solo las estrategias de mercadotecnia si depende al 100% de lo que la empresa disponga y son a nivel nacional.

Debido a la  entrada de otras opciones de mercado mi cliente se esta viendo afectado y a consecuencia yo también como proveedor de la marca, y mi intención es esa, ayudarlo con alguna estrategia para poder estar competitivo en el mercado, influyen muchos factores, pero siento que requiero de algo mas que me ayude a impulsarlo y que el cliente se sienta doblemente agradecido con el producto y  las estrategias que yo le pueda brindar.

Carlos se que con tu experiencia me podrás ayudar y si no de cualquier manera GRACIAS!

Saludos

Preocupada por su cliente

RESPUESTA

Querida preocupona:

Preocuparte por el bienestar de tu cliente es si duda la mejor estrategia de mercadotecnia que puedes tener. La competencia de los grandes ha sido un tormento para los pequeños en los últimos tiempos, sobre todo porque queremos competirles de frente, cuando lo que necesitamos hacer es no competirles e irnos por los caminos menos transitados que ellos no están dispuestos a recorrer.

Al respecto te recomiendo leer el siguiente artículo de mi blog: http://echandoaperderseemprende.com.mx/2012/09/05/servicio-humanizado-la-mercadotecnia-mas-eficiente/

¿Como implementar esto? Mediante eventos vivenciales donde puedas trasladar estos conceptos a tus clientes al tiempo que las emociones generadas por esa esperanza los liguen emocionalmente a tu empresa. El resultado será una relación más sólida.

Una conferencia, un foro, o alguna actividad que saque a tu cliente de su entorno tradicional y te permita concentrarlo en definir esos distintivos sobre los grandes, adicional a su estrategia de promoción de esa diferencia, serían muy adecuados.

Piénsale un poco, y cuando tengas algo más formado y más claro, con gusto te ayudo a revisarlo.

Espero que esta información te sea de ayuda.

Saludos,

Carlos Aliaga

¿Quieres consultarme algo? Escríbeme a caliaga@endira.com.mx

SUICIDIOllLa siguiente carta es una de las que más frío me ha dejado. El nivel de desesperación de quien la escribe es tal, que se ha planteado el suicidio. Es muy difícil trabajar con alguien en estas circunstancias, pues particularmente no soy una persona capacitada para ello. Así que mi respuesta fue simplemente desde la posición de un amigo que tiene la posibilidad de decirle a alguien desesperado que todavía vale la pena vivir.

No todos los que están en una situación tan desesperada se atreven a acercarse a alguien, así que mi deseo al compartir esta carta es que pueda dar un poco de esperanza a todos aquellos que sienten que han tocado fondo. Ojalá mis palabras lleguen a tiempo a muchos oídos.

Sus comentarios serán bien recibidos y los haré llegar directo a el remitente. Seguramente lograremos más en conjunto que con las herramientas que yo tengo.

CONSULTA:

Hola, Te agradezco me permitas comentarte mi situación:

Tengo 41 años, no tengo trabajo desde hace mas de un año, perdí mi casa por esta misma situación. estoy por terminar la licenciatura que dejé trunca hace tiempo.

Actualmente vivo con mis padres. Ellos ya son grandes, mi padre es por el momento el único sostén, tiene 82 años. es jardinero, trabaja de sol a sol.

Me siento muy mal, porque aun me considero joven y no trabajo, no he podido conseguir un empleo ni siquiera de ayudante de algo, siento que ha sido un desperdicio estudiar y sobre todo pagar una universidad cara por nada.

A veces me dan ganas de matarme, pero ni siquiera de eso me siento capaz, no tengo hijos,pareja…nada.

Me considero una persona capaz, con experiencia y conocimientos: se esculpir en distintos materiales y tamaños, se manejar programas de diseño y 3D, se manejar materiales de alta tecnología (fibra de vidrio, fibra de carbón, resinas poliester, epóxicas, silicones, etc.). He intentado emprender incluso antes de entrar a la universidad. pero no se porque no hay crecimiento, no pasa nada.

Me siento inútil, fracasado, todo el mundo tiene casa, familia, etc. Yo…nada.

Te agradezco el tomarte el tiempo en leer. y si crees que tengo todavía oportunidad de hacer algo positivo.

Atentamente,

Un emprendedor al borde del suicidio

RESPUESTA:

Querido Emprendedor:

Te he leído con calma y con calma te sugiero que comiences por reconstruir una imagen propia más positiva, para que evites regresar a ese punto fatal en el que tu mente te ha llevado.

Y digo tu mente, porque esa no tiene sentido del humor y se cree todo lo que se inventa. De la misma forma, comienza por inventarle nuevas cosas (positivas todas) para que se las vaya creyendo.

Primer ejercicio: Haz pausa y agradece por diez cosas que hoy tengas. Puede ser por tener a tu padre vivo, una mascota, un objeto que valores, el cielo, una vista, que se yo. Termina de leer esta frase y no continúes leyendo hasta dar gracias por diez cosas (no nueve, ni once).

¿Que tal? La gratitud es una medicina brutal. No hay persona mal agradecida que pueda ser feliz. Y básicamente funciona porque al agradecer lo que tienes regresas al instante que estás viviendo. Cuando agradeces te olvidas del pasado y te dejas de esteras por el futuro. Simplemente estás ahi, ahora, valorando todo lo que tienes.

Y agradecer lo que se tiene no es, por ningún motivo, conformarse y no aspirar a más. Agradecer lo que se tiene es recordar que con eso y solo eso se puede hacer una vida, pues hasta aquí has llegado con ello.

Ahora si, partiendo de la base de que estás agradecido y que sabes que solo tienes este instante para vivir, pero que no te conformas con lo que tienes (por mucho que lo agradezcas), comienza a imaginar que es lo que quieres tener (y no hablo solo de posesiones materiales) y cuando lo quieres tener.

Luego analiza que es lo que hoy impide que tengas eso que deseas y determina las acciones que te acercarán a obtenerlo en el tiempo que te has marcado. Esto se llama planeación.

Ya que tu plan esté diseñado, lo siguiente que debes hacer es trabajar todos los días, de forma ordenada y metódica en cumplir con todas y cada una de las actividades que planeaste que te llevarán a donde quieres estar.

Y cada que el pesimismo te invada haz una nueva pausa, respira y agradece por diez cosas, para regresar al instante actual. Retomas tus actividades y listo.

Si realizas esto disciplinadamente durante un mes, te aseguro que por lo menos tu forma de pensar habrá cambiado. Y si cambias tus pensamientos, cambias tus acciones. Y si cambias tus acciones, cambias tu futuro.

Escríbeme en un mes y cuéntame que ha cambiado.

Te deseo el mejor de los éxitos,

Carlos Aliaga

Si quieres hacerme una consulta, escríbeme a caliaga@endira.com.mx

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54.536 seguidores