La magia de emprender

Un día llegó a mis manos un libro de magia. Eran mis últimos años de secundaria y no era yo una persona muy ocupada que digamos, aunque me gustaba decir que no tenía tiempo para nada. Maravillosas eran esas largas tardes sin nada que hacer, pero sin tiempo para nada.
Así que encontraba yo en mi ajetreada agenda la manera de leer una y otra vez las páginas de aquel libro mágico y practicar, una y otra vez, cada uno de los trucos. Los repetía frente al espejo hasta hartarme, con la intención de dominarlos y poder ejecutarlos frente a una audiencia que se maravillara de mi capacidad de aparecer y desaparecer lo que se me antojara.
¿Y quien no ha disfrutado alguna vez de la actuación de un buen mago? ¿Quién no ha sido sorprendido por un truco que retara su imaginación? ¿Quién no disfruta todavía de la magia?
La posibilidad de tener lo que nunca hubiéramos soñado. Esa es la magia. Es algo que va más allá de nuestros sueños. Es algo que nunca hubiéramos esperado.
Mi oportunidad de debutar como mago llegó en la fiesta de una vecinita. Sus papás estuvieron de acuerdo en que yo entretuviera a la pequeña concurrencia con todos mis trucos, acomodados meticulosamente dentro de una maleta que coloqué sobre una mesa.
Inicié el primer truco. Un auditorio de ruidosos pequeños estaba frente a mi cuando hice mis ensayados pases mágicos sobre una pelota y ¡chan chan! Desapareció.
No pasaron ni dos segundos cuando un niño gritó: ¡La guardó en su bolsa!
Me apresuré a iniciar el segundo truco, tratando de hacer caso omiso de la acusación, pero el infame chamaco insistió: ¡La tiene en la bolsa! – e inmediatamente corrió hasta mi para meter su mano en la bolsa de mi saco.
Yo lo evité como pude ganas no me faltaban de sacarlo a patadas de ahí), pero al mismo tiempo se pararon otros dos, y luego muchos más. Corrieron hacia la maleta y comenzaron a sacar todo lo que había guardado, descubriendo cada truco que tenía preparado.
La función terminó.
El debut más corto y más frustrante que algún mago haya tenido jamás.
Me deshice de todo mi equipo, acomodé el libro junto a todos los demás en mi biblioteca y enterré por siempre mi sueño de ser mago.
No volví a pensar en la magia hasta ahora que se conjuntaron dos elementos: visitar Cuba y leer “Profanaciones” de Giorgio Agamben.
Cuba es un lugar mágico. Cualquiera que haya estado ahí y haya disfrutado del clima, la arquitectura y la música, sabrá lo que significa tener aquello que nunca hubiera soñado. Sabrá lo que es la magia de un pueblo.
En contraste es impactante ver como abunda gente que se las ingenia de una u otra forma para conseguir algunas monedas de los turistas.
No es un pueblo que viva en la miseria. No se ven indigentes, ni casas de cartón como se ve en el resto del mundo, incluidos los países desarrollados. En Cuba todos tienen casa, comida, educación y salud. ¿Que no es esto suficiente para ser felices? ¿Porque la tristeza en sus ojos?
Trataba de encontrar la explicación a esta situación cuando leí en el libro de Agamben la siguiente frase: “Aquel que tiene lo que sabe que merece, seguramente vive bien, pero no será feliz, porque no es por medio de nuestros esfuerzos y nuestro sudor que podemos ser felices. Solamente la magia puede hacernos felices.”
Los cubanos tienen, como resultado de su revolución, lo que saben que merecen, y lucharon fuertemente por ello. Pero eso no los ha hecho felices porque, si bien todos tienen lo mínimo indispensable, también es cierto que nadie (o muy pocos) pueden tener lo que nunca han soñado. Se les ha negado la magia, y de la mano la felicidad.
Paradójico. Un pueblo que no conoce la magia, porque el socialismo se la ha negado, pero que produce momentos mágicos para todos los que los visitan.
Bendito capitalismo que nos permite encontrar la manera de tener más de lo que podemos esperar. Y bendita la oportunidad que tenemos los que emprendemos de toparnos de frente con la magia.
La felicidad no es un asunto destinado a los demás, pero sucede que la felicidad nos espera en el punto donde pareciera que no es para nosotros. La felicidad nos espera cuando la magia llega.
Hoy me doy cuenta que mi maleta de emprendedor está llena de trucos, de esos que me permiten exceder mis sueños. Hoy me doy cuenta que soy un mago; lo se porque lo aprendí en Cuba, y lo único que deseo es que los cubanos encuentren la magia pronto, para que tengan lo que nunca han soñado.

Anuncios
6 comentarios
  1. Carmen Avelar dijo:

    Que interesante punto tocas jamas me hubiera puesto a ver su situación así.
    Yo me quedé del lado de ellos lamentando su situación por que lo que más me preocupo es de que no pueden usar internet los tienen cegados incomunicados con el mundo no vaya a ser que les de por soñar 

  2. Saludos.

    Interesante punto de vista. Paradójico que una misma “forma mercantil” (Capitalismo) sea el origen de nuestros males y el destino de nuestros sueños. Pero en efecto ese afán de alcanzar lo que no tenemos y, en apariencia, no merecemos es lo que muchas veces nos permite una sonrisa en el rostro y ciertos instantes de lo que llamamos “Felicidad”. Ánimo Cuba.

  3. En muchas ocasiones me reservo el privilegio de comentar tus publicaciones porqué siempre me dejas sin palabras. Sin embargo la misma magia me toco y me hizo recordar que pase 12 años de mi vida siendo espectadora de innumerables shows de magia, hasta qué un día me pregunte que era lo que hacia tan maravillosos a los magos que me dejaban sin aliento.

    Justo al siguiente día, en una bella tarde de domingo, encontré por accidente aquel libro que me diera todas las respuestas que necesitaba “Economía Política de P. Nikitin”. Lo comparo desde entonces como la revelación del siglo ante mis ojos… “La revelación de más de 1000 trucos de magia en 399 páginas”.

    Desde entonces y como va cambiando mi perspectiva de la vida no dejo de asombrarme por cada truco y por cada show de magia que vivo, por cada nuevo libro de magia que leo y disfruto, lo que sucede frente a mis ojos, y todos los días antes de dormir trato de escribirlo para cuando sea el momento de presentar mi propio show de magia.

    Aunque ningún descubrimiento se compara con él día en que encontré la formula de mi felicidad eterna. Desde entonces no dejo de reír y de ser feliz ante cualquier adversidad.

    Gracias por ser parte de esa formula.

  4. Lo maravilloso del capitalismo es que nos da oportunidad de ganarnos las cosas. La “meritocracia” es la forma más contundente de libertad y de pasadita, justicia 😉
    Me gusta como escribes!!

  5. Jorge Arano dijo:

    Estimado emprendedor, justo intento iniciar con el que creo es el mercado más difucil, los niños, y es que ahora son a quienes se les define como mercado meta clave para llegar a sus papas para un montón de productos, bendita mercadotecnia, ya ha descubierto el secreto.

    Con lo de Cuba aun no conozco, más le he preguntado a gente que ha tenido la oportunidad de hacerlo, y dicen que uno dice que le va según como le fue en la feria, conozco desde el caso de una persona que estuvo en la cárcel durante 3 días por que los cubanos pensaron que era terrorista, como también conozco gente que me dice que es un lugar mágico, eso si muy pobre, donde la pasta de dientes, jabones de tocador, y otros productos que para nosotros son muy comunes, son productos de súper lujo.

    Será que tendría que haber un balance entre el socialismo subido dos rayas con cosas que no hagan ver tan pobre a la gente? O será que tendría que haber un capitalismo no tan polarizado, muchos pobres pocos ricos; parece que hice un articulo replica del tuyo, saludos y un fuerte abrazo desde Sinaloa.

    Ps. Esperemos que su régimen calórico siga vigente!

  6. Italia Euan dijo:

    Bendito capitalismo que nos permite soñar.
    aunque no desconocía la situación de Cuba, has tocado puntos que analizar.
    Las oportunidades están en la decisión de creer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: