Lo que debes saber de dinero

Casi cuarentón me topé con un libro de esos que te sacuden el polvo neuronal.

Tres cosas me hicieron decidirme a adquirir y leer el libro: el tema, el autor y el título.

Las finanzas personales como tema se han puesto de moda, porque de pronto, como dice el autor de este libro, las reglas del juego cambiaron para nuestra generación y ya no basta con que uno haga lo que nuestras abuelas: vivir de sus rentas; o lo que hicieron nuestros abuelos: buscar una jubilación. De pronto los sistemas de jubilación y los bienes raíces ya no garantizan una solidez financiera y esto basta y sobra para que tengamos que andar a las vivas.

Y particularmente cuando se es emprendedor la apuesta financiera es fuerte, porque estamos sacrificando nuestra seguridad y comodidad, de tal suerte que echarnos un clavado en los asusntos del adecuado manejo de nuestras finanzas personales puede ser de mucha ayuda hacia adentro de nuestras casas y también hacia adentro de nuestras empresas.

Roberto Morán, autor de este libro es, no solamente una persona que ha vivido de cerca mi actividad como empresario y como autor en temas de emprendimiento, lo cual lo ubica en un espacio privilegiado en mi agenda. Es también el director de una de las revistas más reconocidas en el mundo de las finanzas personales: Dinero Inteligente. Es por ello la cabeza del clan financiero, en el que figuran: Karla Bayly, Isela Muñoz, Sofía Macías, Adina Chelminsky, Eloy López y Sonia Sánchez entre otros. Y si es altamente recomendable leer los trabajos editados de cada uno de ellos, pues hay que imaginar lo valiosas que pueden ser las aportaciones de quien ha tenido a bien intergrar tremendo clan.

Y por último el título: “Lo que debes saber de dinero antes de cumplir 40”. ¿Mira si no ha de ser este título el que pueda despertar más mi curiosidad a menos de un mes de llegar a tan curiosa edad. ¿Que carambas debo saber de dinero y que tenga tan solo treita días para enterarme? ¿Por donde comenzar la enorme lista?

A treinta días de llegar a los gloriosos cuarenta he aprendido de mi buen amigo Roberto Morán que se pueden tener unas sanas finanzas personales sin enormes sacrificios dignos de un monje tibetano. Y esta es una de las grandes revelaciones que me hacen entender porque este señor es el jefe. Porque a decir verdad, aunque los otros autores de finanzas personales siempre tienen algo interesante que decir, sus propuestas son tan fáciles de aplicar como las propuestas de un monje budista para alcanzar la iluminación. Hay que ser de otro planeta.

Somos gastadores, es nuestra naturaleza, y difícilmente seremos otra persona.

He aprendido de Roberto también el valor real del conocimiento universitario (ese que hemos acostumbrado poner en el pedestal más alto y que puede ser el principio de nuestro fracaso o éxito financiero), he aprendido la utilidad de ahorrar, algunas formas de multiplicar el dinero (entre ellas, por supuesto, está el emprender), como tratar los asuntos de dinero en pareja, como usar las tarjetas de crédito, para que sirven los seguros y que necesito evaluar para cuando quiera dedicarme a mis nietos (que espero que todavía tarden en aparecer).

Y de todas estas materias particularmente la que más me ha movido el entramado de neuronas (algunas de las cuales ya aparentan estar desconectadas) fue el tema del ahorro. Porque toda la vida había escuchado a los economistas de la diferencia entre ahorro e inversión, y como a nivel macro y microeconómico hay momentos en que uno crece o el otro decrece. Y yo en mi postura de emprendedor me ubiqué siempre en el lado del inversionista, aquel que es capaz de multiplicar los recursos.

Pero fue hasta que leí a Roberto que me quedó claro que estar de un lado no implica desaparecer del otro. De hecho, el estado deseable es estar en ambos lados: el ahorrador y el inversionista. Y cuando comencé a entender la importancia del ahorro como una protección del corto plazo para situaciones fuera de control (de esas que todo emprendedor vive a cada instante), me di cuenta (antes de cumplir cuarenta) que había algo del dinero que yo no sabía y que me hubiera evitado muchos dolores de cabeza en el trajín cotidiano de mi carrera como emprendedor: no sabía para que sirve el ahorro, no sabía como ahorrar. Y esa ignorancia me ha llevado a tener múltiples dolores de cabeza.

Pero por suerte esta información ha llegado a mis manos a muy buen tiempo. Ahora estoy armando mi estructura básica de ahorro, que dará soporte a mis actuales inversiones (mis empresas). Con esta simple información ya puedo cumplir cuarenta más tranquilamente.

Y si tú estás por cumplir cuarenta, ya los cumpliste o te falta mucho, no importa que edad tengas, pero si quieres saber como poner calma a tus finanzas personales sin la inmaculada conciencia de un monje tibetano, entonces es momento de que salgas corriendo a la librería más cercana y te devores cada página de “Lo que debes saber de dinero antes de cumplir 40”, de Roberto Morán. Tu bolsillo lo agradecerá.

Anuncios
4 comentarios
  1. La educación financiera es básica, cuando tenía 15 años estuve en un curso sobre dinero, Money Camp, pero no fue suficiente. Hoy tengo 23 años y tengo deudas fuertes (financiamiento de la universidad y tarjetas de crédito), así como aprendemos matemáticas desde kinder hasta universidad, las finanzas personales deberían tener la misma importancia.

    • Carlos dijo:

      Sin duda Andrea, y mientras las escuelas encuentran esta necesidad no nos queda más que acercarnos a quienes nos pueden educar en el tema.

  2. Alberto Vilchis dijo:

    Excelente! Justo estaba en esta reflexión! No soy emprendedor (aún) pero el tema de la disciplina del ahorro es algo que esta ocupándome en estos momentos. Muy buena columna

    • Carlos dijo:

      Muchas gracias Alberto. Que bueno que estoy llegando en el momento adecuado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: