El crimen organizado acecha mi comercio

CONSULTA

Carlos:

Mi hermano vive por el Parque México, en la Condesa, y le llegan de sus cuates historias de terror.

¿Qué le recomendarías a alguien que acaba de abrir hace algunos meses su restaurante con una inversión enorme y que ya le visitó un “cartel” que le está pidiendo un billetote mensual para que pueda operar?

Recordemos que la policía y los “malos” están en el mismo bando. ¿A quien te arrimas cuando a los demás vecinos los visitan los mismos que a ti?

Un saludo y muy interesantes tus comentarios.

 

RESPUESTA

Si me hubiera consultado antes de abrir, le hubiera sugerido que no abriera un comercio. Los comercios son las empresas más castigadas en todos sentidos, uno de ellos la delincuencia organizada, los sindicatos y los inspectores de todo tipo. Siempre será mejor trabajar a puertas cerradas, tanto por cuestiones de flujo de efectivo, como por no ser visible a estos grupos.

Ahora que, si ya de plano abrió y está emproblemado en esta situación, tiene que hacer lo que no hizo el presidente Calderón en su momento: negociar. No es una negociación fácil, pero sin duda es indispensable encontrar un acuerdo conveniente. podemos molestarnos por la situación, pero eso no hará que la situación cambie, así que debemos comenzar por lo que está en nuestras manos.

Esta es una de esas negociaciones extremas, donde debemos tener muy claro que sucede si no encontramos acuerdo. Si en la otra parte no hay disposición a negociar, y el pago solicitado no es rentable, entonces cerrar y volver a empezar a puertas cerradas es la opción.

Si por otro lado, a pesar de lo molesto que pueda ser estar en una situación así, económicamente te conviene seguir abierto aún pagando lo que te solicitan, pues será mejor aceptar las condiciones.

Las reglas del juego están puestas. Podemos sufrir con ellas o encontrar el modo en que no nos afecten.

Todo esto lo planteo desde la perspectiva de la empresa, evidentemente sugiero consultar a algún experto en seguridad para conocer los detalles de situaciones de esta naturaleza. Ese es un tema que no domino.

Te deseo el mejor de los éxitos,

 

Carlos Aliaga

 

¿Quieres consultarme algo? Escríbeme a caliaga@endira.com.mx.

Anuncios
2 comentarios
  1. Edgar dijo:

    Hola Carlos:

    Me comentaba un amigo que en Veracruz, donde la extorsión es el pan nuestro de todos los comercios, un amigo suyo que tenía unos abarrotes hizo lo que comentas: negoció.

    Ante la primera demanda de cuota les dijo a los malandrines que mejor se llevaran lo que quisieran, porque su negocio no daba para tanto. Previa consulta con el jefe, los sujetos le concedieron un descuento.

    Cabe aclarar que cuando lo “visitaban”, el comerciante les regalaba cigarros, cervezas o papitas a los extorsionadores, con lo cual, la tensión bajó y fin de cuentas, llevaron las cosas en paz.

    Suena terrible, pero coincido contigo, o cierras o negocias. Ahora bien, puede pasar que aquellos con los que llegaste a un acuerdo sean sustituidos por otros y verte en la necesidad de volver a negociar con el nuevo grupo.

    Saludos a todos.

    • Es dificil verlo asi, pero siempre que estamos en una negociacion hay que evaluar donde quedamos si no hay arreglo. Muchas gracias por tu comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: