Ni enseñan ni dejan trabajar

-El 80% de la gente es infeliz en su trabajo – repito constantemente en las conferencias que imparto a jóvenes estudiantes de todo el país- y si no me creen, pregúntenle a sus maestros.

Invariablemente esta frase dispara las carcajadas de alumnos, pero también de maestros. De aquellos maestros que tienen la poderosa sabiduría de reírse de ellos mismos.

Hago una breve pausa y concluyo:

-No porque ellos sean infelices en su trabajo. Más bien porque ellos conocen mucha gente así y les pueden platicar sobre ello.

Cuando a mi me llaman a dar una conferencia solamente tengo un objetivo: que el objetivo de quien me contrata se cumpla. Suceda lo que suceda.

Jamás pienso que debo quedar bien con determinado grupo o determinada persona. Tampoco pienso que debo entretener o divertir a la gente. Lo único que me importa es lograr que el objetivo que me plantearon se cumpla. Y esto implica que algunas veces deba ser simpático, para facilitar el aprendizaje, pero otras veces debo ser despiadado, para mover las emociones y despertar al auditorio a la acción.

Si después de sesenta minutos trepado en el escenario nada sucede, entonces he perdido mi tiempo. El resultado debe ser un grupo numeroso de los presentes tomando acciones. Si no se mueven no sirvo.

El riesgo para los que me contratan es que de pronto pueda yo hacer algunas bromas sobre ellos y despertar al auditorio como consecuencia. Siempre he trabajado así y siempre me ha funcionado.

Claro que no todos lo entienden así. Apenas hace unos días di dos pláticas en una escuela que no mencionaré. El primer día para los alumnos y el segundo para los papás. En la plática de los alumnos hice mi tradicional comentario sobre la infelicidad en el trabajo.

¿Cual fue el resultado? Que al día siguiente antes de entrar a dar la conferencia para los papás me recibieron y me solicitaron que evitara hacer bromas sobre los profesores y su situación laboral, porque mi chiste inocente había llegado a oídos de los socios y estaban muy molestos.

De verdad el momento fue sumamente incómodo. Un auditorio repleto de papás esperando escucharme y un aparato de censura tratando de controlar mis palabras, sin importar lo que estas palabras hubieran provocado en la motivación de sus alumnos.

Estuve a punto de retirarme. Si no lo hice fue por la gente que ya estaba sentada, que no sabían que pasaba y que no entenderían el motivo de la cancelación. Decidí quedarme y hablar como acostumbro, de frente y buscando un objetivo. Hice como que no había escuchado.

El resultado, padres muy motivados dispuestos a apoyar a sus hijos para emprender. Llenos de dudas y de entusiasmo.

Una vez más ese único objetivo de generar en el auditorio un resultado funcionó. A pesar de que haya gente que no sea capaz de reírse un poco de su circunstancia. A pesar de que haya profesores de tiempo completo, infelices en su trabajo, que jamás se han parado a manejar una empresa, y que son, por costumbre, los profesores encargados de enseñar emprendimiento en las escuelas.

Vaya este mensaje en agradecimiento a todos aquellos profesores que han tenido el valor de conocer sus deficiencias en determinadas materias y que se apoyan de expertos que aparecen eventualmente en sus instituciones, para motivar a sus alumnos a investigar sobre lo que ellos no saben. Vaya este mensaje en agradecimiento por quienes entienden algo que nos sucede a todos: Nadie lo sabe todo, aunque seas profesor.

Y en el límite, vayan estas lineas para mover las conciencias de aquellos profesores que están más preocupados por su imagen intachable de sabelotodos que por transmitir conocimiento, pero sobre todo, transmitir impulso para la acción. Ojalá que cambien esa actitud en favor del conocimiento.

Anuncios
2 comentarios
  1. A nadie le gusta que le pongan nombre a la disonancia cognitiva que experimenta: sabe que lo que escucha es verdad pero se siente incómodo aceptar que así lo es. Es más sencillo mantener en status quo porque “todo mundo lo hace”.
    Si realmente fueran felices como decían, no tenían que haberlo discutido porque se habría notado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: