Reflexionando sobre el amor

Si, ya lo sé. El día de San Valentín es solo un artificio más de nuestros vecinos del norte para retacarnos de productos y empujarnos a gastar en aquello que no queremos, gastando lo que no tenemos. Todo eso me queda claro. De hecho siempre he sido más grinch del San Valentín que de la Navidad. Ver mi muro de Facebook retacado de dibujitos cursis y frases romanticonas me hace empalagarme.

Pero como quiera que sea, tanta miel me ha puesto a reflexionar en un tema que es recurrente en mis escritos: ¿Cómo está tu equilibrio entre chamba y vida social?

Porque todos los días nos levantamos como robots y trabajamos largas jornadas para ganar más dinero y al final no tenemos ni tiempo de disfrutar ese dinero.

El dinero solamente sirve para adquirir bienes o servicios que deriven en emociones positivas y por ende seamos más felices. El tiempo… ese si vale oro. El dinero perdido se recupera, el tiempo jamás.

Así que, independientemente de que estés como yo de empalagado por este San Valentín, aprovecha y haz una reflexión: ¿No valdría la pena que le regalaras algo de tu tiempo a la gente que quieres? Tu familia, tus amigos, tu pareja. Seguramente lo agradecerán.

Date el gusto de apagar tu computadora una hora antes hoy, y eventualmente algunos días en el futuro, y regálale esa hora a quienes quieres, que de cualquier manera tampoco es que esa hora te vaya a generar un millón de dólares de ganancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: