A San Memo por milagros recibidos

Guillemo-Ochoa-evita-gol-Neymar_MILIMA20140617_0256_8Así comenzaron mis oraciones nocturnas: “Doy gracias a San Memo Ochoa por milagros recibidos”.

¡Caray! ¡Que forma de parar! Y no me voy a curar en salud diciendo que yo sabía lo que ese chamaco era capaz de hacer. Es más, acepto abiertamente que consideré la decisión del Piojo tan mala o peor que la de Aguirre, alineando al Conejo hace cuatro años.

¿A quién se le ocurre que Paco Memo pueda estar en el mejor momento para un mundial? ¿A quién se le ocurre que sea él quien deba enfrentar en el “uno a uno” al mismísimo Neymar? Pues al Piojo, y lo que vimos ayer fue el examen de graduación de una Maestría en Competitividad del arquero nacional.

Competitividad, maldita palabra. Su maldición comienza por lo difícil de su definición. En mis manos tengo un libro llamado “Competitividad de las micro, pequeña y medianas empresas en México”, en el que 33 académicos, pertenecientes a 10 instituciones de educación superior en México, hacen un esfuerzo brutal por ponerse de acuerdo en la definición única de Competitividad. Así de difícil está el asunto.

Pero el asunto es tan difícil como la tan choteada Felicidad, porque es una verdadera aventura definir qué es Felicidad, pero independientemente de que la podamos definir, sabemos que alcanzar la felicidad es el objetivo número uno de cada persona que respira sobre la faz de la tierra. Y de la misma manera, aunque no sepamos cómo explicar que carambas es Competitividad, sabemos que todo país, Estado, Municipio, Empresa o Profesionista, está obligado a ser cada vez más competitivo.

Y eso es lo que ayer nos enseñó Paco Memo. La competitividad es, tratando de simplificar, Competir de frente. Es ser competente. No de a gratis a últimas fechas los esfuerzos de capacitación de las empresas se centran en el desarrollo de competencias, en enseñarnos a competir.

¿Para que competir? Para sobrevivir, para ganarnos ese cuarto partido. Y en el caso de las empresas, para seguir vivos, para alejarnos de la posibilidad de cerrar nuestras puertas.

Es un hecho que el entorno empresarial ha cambiado. Es un hecho que ya no vivimos en en proteccionismo de los años 70, en los que no importaba que tan malo fueras, las fronteras estaban cerradas. Hoy en día, aunque tu empresa sea tan regional como un municipio, enfrentarás con toda seguridad la competencia internacional, y si no estás preparado para competir de frente, seguramente tendrás que cerrar tus puertas.

Eso lo tenía muy claro Ochoa, quien llevaba dos mundiales anteriores sentado en la banca, viendo la gloria de Osvaldo Sánchez y las pifias del Conejo. Sentadito y calladito, mientras en la liga nacional recibía un promedio de 1.3 goles por partido y el campeón goleador era el Chupete Suazo.

Pero no se quedó tranquilo. Hizo el cambio que muchos pensaron (yo me incluyo), sería la muerte profesional del arquero. Se cambió al peor equipo de la liga francesa, el Ajaccio. Tan malo que esta temporada descendió a segunda división. Cambió 1.3 goles, para recibir 1.9 por juego. Y cambió al Chupete por Ibrahimovic. Vaya cambio.

50% más goles. Si hay una posición humillada en el futbol es la portería. ¿Que portero estará dispuesto a ser humillado 50% más veces? Aquel que quiere ser competitivo.

La diferencia es notoria. Los porteros en el banquillo mexicano no son nada malitos. Corona y Talavera sin duda tienen mucha calidad. Pero es un hecho que enfrentar a Ibrahimovic, el sueco, no tiene comparación con enfrentar a Enner Valencia, el ecuatoriano campeón goleador de la Liga MX. Es un hecho que ponerse con Sansón a las patadas ha hecho a Ochoa más competitivo.

Es un hecho que era, de los tres arietes mexicanos, el más preparado para encarar a Neymar, no una, sino dos veces. Y es una grandísima fortuna para México que el Piojo, a diferencia de la gran mayoría de los mexicanos, tuvo el ojo para saber que así era.

¿Que nos queda? Celebrar y rezar, para que México siga avanzando. Pero el mundial se acabará, y lo que nos debe quedar es ese espíritu de ir por más. Ese espíritu de competitividad. De ser competentes, de saber competir de frente. Aunque para ello debamos aceptar ser humillados 50% más veces. Aunque eso implique ponernos con Sansón a las patadas. Porque el proteccionismo hace mucho que se acabó, y si no comprendemos que, por pequeños que seamos, estamos compitiendo en un mercado globalizado, no nos sorprenda que nos toque ver el partido sentados en el banquillo. O peor aún, desde la tribuna.

Anuncios
14 comentarios
  1. Reblogueó esto en Rigo Ortiz Musicy comentado:
    Hola a Todos los que me leen, Se que este es un blog de musica y entretenimiento pero ayer fue el partido México-Brasil, donde demostraron los jugadores de la selección que “Si se Puede” les dejo este articulo que me gusto de Carlos Aliaga un excelente autor que me nos comparte mas sobre la competitividad y el camino que debemos de seguir los mexicanos, asi que el dia de hoy este sera un blog de Deportes pero muy relacionado a los negocios.

  2. Hola Carlos, me gusto mucho esta entrada. Definitivamente se tienen que pasar por épocas de recesión para así mejorar, pero siempre con el objetivo claro en mente y los resultados se verán. No es facil mejorar pero es peor quedarse estático. Increíble lo que paso ayer! Rebloguie tu entrada espero no haya problema. Que estés muy bien

  3. Vicenta Muñoz dijo:

    Muy bien Carlos…muy acertado tu análisis sobre competitividad…

  4. Margarita Alatorre dijo:

    Muy buena la comparacion… ser competitivo es vencer o morir…pero nunca quedarse en el intento…o decir “hice mi mejor esfuerzo” es salir a rifartela con todo, pero previamente debes haberte preparado para salir a ganar…

    • Muy cierto. No basta con tener ganas de triunfar, hay que estar dispuestos a hacer el trabajo rudo

  5. Carlos Alvarez de la Cadena dijo:

    Tocayo: Muy buen analogía, un abrazo!

  6. Brenda dijo:

    Hola buen día a todos!!!
    Es súper real que el ser competitivo hoy en día es clave para sobrevivir, estoy muy de acuerdo que el piojo estudio el hecho de que Memo tenía todo para ser el que hoy demostró ser, simplemente Memo tuvo la visión de irse a entrenar a otro nivel, y abrir su mundo con otro tipo de pensamiento y formación, ojalá todos tuviéramos esa humildad y entender que no lo sabemos todo y que todos los días necesitamos aprender algo nuevo con retos y saber que la globalización es lo que nos puede ayudar a ser más competitivos o aplastarnos por no aprender que debemos luchar y de tener la visión como la que Paco Memo y el piojo han demostrado, muy bien por ellos!!! aunque ojalá les alcance a todo el equipo y se contagien por lo menos de actitud, muchas felicidades Carlos por el análisis tan atinado, saludos….

  7. monserrat melendez dijo:

    hols buenos dias
    gracias por esas palbras ” enfrentar a sanson”..

  8. Teresa Sedano de Vizcarra dijo:

    Excelente introducciòn Carlos. Buena ejemplificaciòn. Gracias por compartir. Buena semana y màs goles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: