Dice el INEGI que hay 4,361,260 Pymes en México al 22 de febrero de 2012 (95% son micro, 4% son pequeñas y 0.3% son medianas) y, según la Secretaría de Economía, para febrero de 2017 solamente 872,252 de ellas seguirán en operación. Y para 2022 serán solamente 436,126 la sobrevivientes.

La falta de liquidez (específicamente la inversión excesiva de activos fijos y la escasez de capital) es la principal causa del fracaso de las empresas.

Estos datos pueden aterrarnos, pero no son muy diferentes de los que se tienen en países desarrollados, como Estados Unidos, según indica Michael Gerber en sus textos. Solamente el 80% de las empresas sobreviven más de cinco años. Y digo esto para librar a las empresas mexicanas del malinchismo acostumbrado.

Tan malos son los americanos como los mexicanos para hacer negocios, y tan malos somos unos y otros para administrar la liquidez de la empresa.

Porque el dato mas importante que todo emprendedor debe conocer es: ¿Cuánto dinero tengo actualmente disponible en efectivo? Pero antes de pensar que ese dinero está, tal cual “disponible”, tenemos que saber que va a pasar con el flujo de efectivo en nuestra empresa en los próximos meses (idealmente en los próximos seis meses).

Si no tenemos esta visión a futuro de lo que ingresará y de lo que gastaremos en la operativa de nuestra empresa, podemos cometer el gravísimo error de tomar ese dinero “disponible” y destinarlo a gastos o inversiones innecesarios. Y cuando el tiempo avance, si no hemos tenido una previsión en la administración de nuestro efectivo, podemos sorprendernos con la gravísima noticia de que un día amanecimos sin dinero en la caja, y con una cantidad de compromisos por cumplir en los próximos días que no nos permitirán dormir comodamente.

Por supuesto diremos que repentinamente tuvimos problemas de efectivo que están llevando a nuestra empresa al riesgo de la supervivencia, pero la realidad es que los problemas de efectivo no aparecen repentinamente y con una simple proyección futura de lo que esperamos que ocurra podríamos estar detectando a tiempo un problema que tendrá lugar meses después, lo cual nos da suficiente tiempo para actuar en consecuencia y evitar la iliquidez, que es la principal causa de mortandad en las Pymes.

Entonces como un primer paso de supervivencia trata de responder todos los días: ¿Cuánto tengo hoy en efectivo? y ¿Cuánto espero tener disponible en los próximos seis meses?

Si no puedes responder esta pregunta pronto, es un buen momento para que empieces a mejorar tu sistema de información administrativa.

Si puedes responder a esas dos preguntas y la respuesta te agrada, ya la hiciste, enfoca tus esfuerzos ahora a hacer lo que tu empresa tiene que hacer.

Pero si la respuesta no te agrada estás en excelente tiempo de determinar como vas a mejorar la situación de tu flujo de efectivo futura para evitar que tu empresa caiga en un bache.

Recuerda sin flujo de efectivo, no hay empresa.

¿Y tú ya sabes cuanto efectivo tendrás?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: