CONSULTA:

Hace 4 meses decidí iniciar un negocio con un hermano. El negocio que abrimos es de vidrio y aluminio. Damos servicio de fabricación de ventanas, puertas y cristal templado.

El negocio va bien, pero siento que la actitud y el proceder de mi hermano estorba al negocio. Te doy ejemplos: No llega temprano,dijimos que la entrada es a las 8:30 am y llega 9:30, 10 o a veces hasta las 11.

Establecimos unos criterios mínimos de cómo preparar las cotizaciones y no los cumple diciendo que el cotiza con la mente no registra nada. 

Cuando se le demanda más nivel para estar a la altura de un emprendedor, empieza a atacar, grita, maldice y se hace el sentido. 

Ahorita el negocio esta bien en términos de flujo, pero si nos descuidamos, en cuestión de semanas estaremos en un problema.

Quiere andar solo instalando y agarrar chambitas de 500 o 1000 pesos por su cuenta y no reportarlas al negocio.

Yo pienso decidir algo pronto.  O me voy yo o se va él. Si seguimos así no creceremos. Yo quiero crecer.

No se cómo manejar esta situación, se que si me tardo más en decidir me resultará más costoso en muchos sentidos.

De antemano gracias por tu atención

Socio de un chivo en cristalería

RESPUESTA:

Mi estimado socio apurado:

En efecto, el tema de la puntualidad es uno de los factores de riesgo de los emprendedores. De hecho te diría que el tema de administración del tiempo. Nos encanta pensar que emprender nos da libertad y no nos damos cuenta que la libertad es relativa, porque el trabajo debe hacerse.

Yo en este caso soy de la idea que se trabaje una jornada corta si así se quiere, pero que sea en un horario fijo, de manera que se forme la disciplina, porque no hay forma más fácil de ser indisciplinado que cuando se trabaja solo, y el resultado siempre es grave.

El orden en las cotizaciones y en general en el seguimiento a clientes es también fundamental. De hecho apostar por un sistema CRM, como salesforce.com, es una de las mejores herramientas en mercadotecnia que se pueden hacer, porque no tienes una idea de la cantidad de negocios que se pierden por no tener orden en el seguimiento de las actividades con clientes.

Claramente tienes un problema con tu socio, y probablemente es el mejor momento de establecer una elegante salida que no dañe la relación personal.

Recuerda que, aunque lo más natural es pensar en nuestros amigos y familia para arrancar una empresa, muchas veces es mejor entrarle con gente desconocida pero profesional, a la que podamos exigirle sin que las emociones se confundan.

Incluso en el mejor de los casos siempre está la opción de no asociarse y evitar estos disgustos.

Espero que la decisión que tomes sea la adecuada.

Te deseo el mejor de los éxitos,

Carlos Aliaga

¿Quieres consultarme algo? Escríbeme a caliaga@endira.com.mx

Anuncios

OportunidadRapidito y sin perder el tiempo. Responde los siguientes tres puntos:

1. Mercados en los que tienes experiencia o que alguien cercano tiene experiencia y sabe como hacer dinero

2. Una situación en la que hayas mostrado mucho carácter y hayas salido triunfante

3. Tus miedos al emprender

Dos de ellas te ayudan y una te está frenando. Te sugiero que pongas tu miedo en perspectiva para que lo puedas conocer y entonces evites que te frene.

Primero ¿que es lo peor que puede pasar? Verás que lo peor será que estés como estés, y seguramente eso, aunque no es lo que deseas, tampoco es para tirarse al piso y hacer berrinches de escuincle. Esto deja fuera la incertidumbre. Lo cierto es que tienes lo que tienes. Lo demás solo sumará.

Adicional a esto, cambia el miedo de vender y deja de pensar en ventas. Piensa en actividades. Debes realizar una serie de actividades diarias: correos electrónicos, llamadas telefónicas, visitas. Y la suma de estas actividades realizadas disciplinadamente a diario generarán las ventas. Con 25 actividades sostenidas al día, seguro algo generarás.

Ahora si, partiendo de poner en control la incertidumbre y el miedo a vender, enfócate en esa fuerza que te hizo actuar en el punto dos de la lista de arriba, pues ese es el carácter que requerirás para levantarte todos los días y realizar las 25 actividades (correos, llamadas, visitas) que debes hacer para avanzar.

Y la pregunta es ¿cuales son esas 25 actividades que más rápido te acercarán al dinero? Tú conoces mejor el mercado. ¿Que mercado? El que anotaste en el punto uno de la lista. Sabes de que pie cojean. Sabes los mercados que nunca han atacado o las necesidades que no se han cubierto.

Haz una lista de todas las alternativas que tienes enfrente y comienza a realizar aquellas que requieran menos inversión y que te puedan dar flujo de efectivo más rápido. Cuando determines cuales son esas alternativas, comienza a mandar correos, hacer llamadas o visitas, disciplinadamente todos los días, hasta juntar 25. Algo tendrá que suceder en breve.

Y si nada sucede, entonces revisa otras alternativas. Oportunidades hay muchas, disciplina y carácter es lo que falta.

Te deseo el mejor de los éxitos,

Carlos Aliaga

 

presente y futuro“La verdadera generosidad para con el futuro consiste en entregarlo todo al presente” – Albert Camus.

Y en esta frase hay dos elementos importantes: Futuro y presente.

El futuro ha sido menospreciado por los amantes del Hakuna Matata o el Carpe Diem, que creen que la verdadera felicidad está en levantarse todos los días y vivirlos como si el mañana no importara. Dedicados al rebane y a la vida disipada (y en estos momentos me siento como el pastor gritón que habla de las tentaciones de Satanás, y me inspiro).

Resulta irónico que cuando analizamos con detalle las vidas de aquellos que han destacado, uno de los elementos comunes es esa visión de futuro que los mueve. No es posible hacer una vida útil y trascendente sin levantar un poco la cara y observar ese futuro deseable. Es nuestra visión de futuro la que mueve nuestras acciones.

El otro elemento, el presente, solo se entiende si existe un futuro. De otra forma estaremos tomando de la vida lo que de inmediato nos ofrece como placentero, y jamás esperaremos las grandes recompensas que vienen después. Solo así se puede entender el sacrificio que mucha gente hace día con día por su preparación, su salud o su economía; porque quieren construir un futuro más prometedor. De otra forma, viviendo solo en el presente, sin levantar la cara, ningún sacrificio a futuro tiene sentido.

Y si, finalmente solo tenemos el presente para vivir, y solo tenemos el presente para construir ese futuro que soñamos. Por eso, y solamente por eso, lo mejor que podemos hacer es darlo todo en el presente.

Eso es lo que realmente significa “el aqui y el ahora”, no esas falsas filosofías comodinas que nos venden todos los días en el cine.

Para aquellos que ya conocen mi historia, yo solía pesar 30 kilos más que ahora, y era básicamente una persona sedentaria. Pero a los 38 años todo ha ido cambiando poco a poco, permitiéndome bajar estos kilos extra y luego activándome cada vez más.
Mantenerse motivado a hacer estos cambios constantes ha sido difícil, sobre todo porque cada vez que avanzo más el camino se ha vuelto más solitario. Cuando dije “voy a bajar diez kilos” tenía un mundo de apoyadores a mis pies. Todos estaban contentos de formar parte de la posibilidad de alejar a alguien de la obesidad. Si estaba en una reunión todos escondían los pasteles para que no se me antojaran. La verdad es que no me costó mucho trabajo, porque tenía el apoyo de todos.
Los siguientes diez kilos ya no fueron noticia y no causaron tal revuelo. Pero los últimos diez han sido una verdadera pesadilla, porque de pronto el entorno cambió sus ánimos y actitudes de apoyo por comentarios encontrados. “Ya párale, ya exageraste”. “¿Que no se te antoja seguir comiendo bien?”. O peor aún, ahora tengo prohibido por la sociedad hacer cualquier comentario entorno a la obesidad, porque es ofensivo que alguien delgado se refiera de cualquier forma (hasta en tono de apoyo) a alguien con problemas de sobrepeso. ¿Pues que no se acuerdan de cuanto pesaba yo?
En el campo del ejercicio las cosas no han sido diferentes. Primero recibía apoyo y consejo de todos sobre lo sabroso que era correr 5 kilómetros o sobre la importancia de tener una rutina. Cuando decidí comenzar a hacer triatlones, varios se sumaron a la idea conmigo y todo parecía emocionante. De pronto los resultados de mi entrenamiento se comenzaron a dar y comencé a tener ventaja sobre mi gente cercana. Mucha ventaja. Y las porras cambiaron. “Tú ya te clavaste demasiado”. “Yo la verdad solo compito contra mi, no me interesa ganarte”. “Yo no sacrificaría lo sabroso de la vida por estar como tú”. Y la que más me gusta “El gordito era más simpático”.
Ya ni le explico a toda esta gente que tengo en mente bajar 5 kilos más y que quiero seguir bajando mis tiempos en el triatlón hasta alcanzar el podio en mi categoría. Me parece que tardaría demasiado en explicarles mi motivación, seguramente no les cambiaría su forma de pensar y corro el riesgo de quedarme cada vez más solo en esta lucha. Pero lo voy a hacer y en el camino conservaré a mis amigos.
Todo lo anterior no es muy diferente de la vida de un emprendedor. Conforme avanzas en la senda del éxito empresarial el camino está más solo. Cada vez es menos la gente que te apoya. Y corres el riesgo de que te vaya bien, porque es probable que los apoyos se conviertan en comentarios en contra. Esta sola situación es la que hace que psicológicamente la gran mayoría de la gente prefiera no tener éxito en ningún ámbito en la vida, porque el que destaca tiene que lidiar con esa nueva posición y eso es mucho más difícil socialmente que ser uno más de la bola.
Por ello es importante que definas exactamente hasta donde quieres llegar, y que estás dispuesto a tolerar en ese camino. Porque de otra forma estarás siempre a la deriva, preguntándote porque no tienes éxito y otros si. Porque tú personalmente te boicoteas cuando estás a punto de alcanzar el éxito, y te boicoteas porque no quieres cargar con la responsabilidad social que esto implica.
En el deporte Michael Phelps dijo alguna vez “El triunfo se alcanza cuando haces lo que la mayoría no está dispuesta a hacer todos los días”. En los negocios Warren Buffett dijo “Para tener lo que el 1% tiene, deberás desear hacer lo que el 99% no está dispuesto”. Muy parecidos. El éxito es igual en todos los ámbitos. Y la única realidad es que el éxito no es un tema de genética o de herencia. El éxito es un tema de actitud para realizar diariamente aquello que nadie quiere y solo obtener así lo que nadie alcanza.
Hay una frase anónima que lo resume todo. “Emprendedor es aquel dispuesto a vivir unos años como nadie quiere, para vivir el resto de su vida como nadie puede”. Sin duda este es un camino que se recorre en soledad.

Puede que ya te hayas suscrito a mi blog y en cuanto escribo algo te llega una actualización. Sin duda esto puede ser muy bueno, porque eventualmente escribo en mi blog y algo podrá ser de tu ayuda. Pero no es el único medio por el cual genero contenidos. También está mi página de facebook y mi lista de correos. Te sugiero que te anexes a ambas herramientas.
En mi página de Facebook publico algunas frases, eventos y promociones. Es una comunicación ligera, pero diaria. Un apretón de tuercas a los procesos del día y a seguir adelante.
En mi lista de correos comparto información más específica sobre mis proyectos (libros, cursos, conferencias y demás). Es para aquellos más clavados, que quieren algo más que frases diarias y quieren desarrollar todo su potencial como emprendedores.
Así que te invito a que te suscribas a aquellos canales que no estás recibiendo y mantengámonos en un contacto más frecuente.
Te deseo el mejor de los éxitos,
Carlos Aliaga

PREGUNTA:

Hola Carlos,

Estoy llevando a cabo un nuevo proyecto de tecnología con un socio. El es el capitalista y yo soy el industrial, solo que me estoy quedando sin capital para seguir trabajando el proyecto. Mi duda es la siguiente: Aparte de la inversión que involucra toda la creación del proyecto ¿se me tiene que pagar salario ?

Muchas gracias por tu apoyo.

Un socio industrial en aprietos.

RESPUESTA:

Estimado socio industrial en aprietos:

Eso está más en términos de lo que hayan definido de inicio. Es un hecho que tu trabajo tiene un valor y deberías recibir ingresos por ello. La pregunta es ¿cual es la mejor forma de recibir esos ingresos?

Puede ser un salario fijo o variable. El segundo en función de comisiones por venta o cobranza.

Puede incluso ser un fijo por el arranque, digamos, el primer año, donde sabemos que las ventas serán bajas, y luego un tiempo de transición hacia un esquema variable, terminando probablemente con un esquema 100% variable que te obligue a ti a generar resultados siempre.

Ahora, la forma de pago, puede ser contra acciones o beneficios de la empresa, o puede ser directamente en moneda. Idealmente el primer esquema ayudará al flujo de la empresa, pero podrá afectar al tuyo. Probablemente una proporción pagada y otra contra acciones es lo más adecuado.

Lo importante es que dejen las cosas muy claras desde ahora, porque en breve podrán estar en serios pleitos derivados de una situación así.

Te deseo el mejor de los éxitos,

Carlos Aliaga

PREGUNTA:

Carlos:

Hace poco puse un negocio con un amigo. El negocio va prosperando ya que cada vez son mas los clientes que tenemos, pero tenemos un pequeño problema.

Cuando se emprendió el negocio, se optÓ por un nombre, el cual no me convencía del todo, pero para no empezar con conflictos con mi socio decidí no hacer pleitos.

Después de un tiempo, nos dimos cuenta que los clientes no nos identifican en lo mas mínimo con el nombre, siempre lo cambian, ademas DE que un amigo mÍo tiene a 3 cuadras un negocio que ofrece los mismos servicios, tiene un nombre muy similar y tiene mucha mas tiempo que nosotros, lo que puede crear algo de conflicto.

La cosa es ¿como escoger un nombre, con base en lo que se ofrece, en algo fácil de recordar, tiene que ser en español?

De antemano te agradezco y me gustaría me pudieras orientar

Recibe un saludo cordial

Emprendedor apurado por bautizar al chamaco

RESPUESTA:

Querido emprendedor:

Bautizar tu empresa es como bautizar a un hijo. Lo primero que debes tener en cuenta es que ese nombre será el que lleve el resto de su vida.

Y como lo anterior se nos olvida continuamente, terminamos poniendo cualquier nombre.

Ahora, la realidad es que mucho se dice del nombre y hay tantas teorías como profesionales hay marcando lineamientos. ¿Quien se iba a imaginar que Manzana (Apple) se convirtiera en el nombre más importante entre los nombres? ¿Tú le pondrías Guayaba a tu empresa? Me parece que es difícil llegar a estas conclusiones, y de pronto, de la nada, nos pegan.

La costumbre más arraigada en México es bautizar a tu empresa como tu hija. Creo que esa es una buena costumbre para bautizar un yate, pero no creo que sea la mejor para bautizar tu empresa. Claro está, a menos que tu hija se llame Marinela. ¿Te das cuenta que para cada argumento existe al menos un ejemplo que demuestra que nada está escrito?

Yo lo que propongo a la gente que me pregunta del tema es una serie de elementos que de pronto funcionan (a reserva de que me encuentres ejemplos inversos que también funcionan). En la medida de lo posible considera:

-Que el nombre sea breve, dos o tres sílabas, de preferencia una palabra. Porque igual que a los hijos, nuestros clientes buscarán la manera de llamarnos en diminutivo. Ahórrales trabajo.

-Que el nombre no sea genérico. Olvida nombres propios, frutas y demás. No todos somos Steve Jobs o Lorenzo Servitje para que nos funcione un nombre genérico o un nombre propio.

-Busca que tu nombre no suene a nada conocido. Será más fácil ir ganando un espacio.

-Busca que se pronuncie como se lee. Tendemos a buscar nombres en inglés y se convierten en una bronca. De preferencia que se pronuncien igual en varios idiomas. Un ejemplo maravilloso es Kodak, corto, no suena a nada y se pronuncia igual en todos lados.

-No busques necesariamente ligar tu marca a tu actividad. Puede ser una limitante en el futuro, cuando decidas cambiar de giro o ampliarte. Piensa que hoy las marcas son más que productos.

-Googlea, por lo que más quieras. Si al googlear el nombre te aparecen millones de referencias, créeme que será muy difícil que alguien te encuentre por internet. Si el .com ya está ocupado, será difícil educar a la gente a usar un .org, .net y demás. Si la cuenta de Facebook o Twitter ya están en uso, ya vas tarde. Dale otra pensadita.

-Que te guste. Porque vas a vivir con ese nombre muchos años. No vaya a ser que, como es tu caso, te des cuenta que no te gustaba desde el principio y que ahora debas cambiar todo.

Espero que estos lineamientos te sean de utilidad.

Te deseo el mejor de los éxitos,

Carlos Aliaga